LIPOESCULTURA: a veces el remedio es más grave que la enfermedad

Cuando la gente padece obesidad busca desesperadamente una solución a este problema y la LIPOESCULTURA es uno de esos caminos que se puede tomar.
Recordemos que la lipoescultura NO ES UNA CIRUGÍA PARA MANEJAR LA OBESIDAD, es una cirugía de MOLDEAMIENTO, y por lo tanto, estaría indicada en personas que no tienen obesidad y que buscan tener un contorno físico mejor.

Sin embargo, la gran mayoría de personas que se hacen este procedimiento lo hacen para corregir la obesidad, y además de los riesgos quirúrgicos y anestésicos, hay otros riesgos del que muy pocos te hablan.

Recordemos que la célula grasa (adipocito) es una célula ENDOCRINA, es decir, juega un papel fundamental en el metabolismo y las comunicaciones hormonales de nuestro cuerpo. Por eso, quitarte este tejido a través de una cirugía tienen consecuencias en el metabolismo, a corto y largo plazo.

1. REGANANCIA DE GRASA: si no hay un cambio en el estilo de vida, la grasa perdida se puede recuperar en tan sólo 3 meses.

2. GANANCIA DE GRASA A UN RITMO MÁS ALTO: parece ser que las células de grasa que quedan después de la cirugía, quedan muy sensibles a unas hormonas y resistentes a otras; y ante los malos hábitos de vida, van a responder más fuerte hacia los procesos de ahorro de grasa. Es decir, te vas a subir de peso a un ritmo mayor que antes de la cirugía.

3. MAS FACTORES INFLAMATORIOS Y MENOS ANTI-INFLAMATORIOS: después de retirar quirúrgicamente un tejido como la grasa, parece que el cuerpo queda en una situación compleja, se forman menos elementos anti-inflamatorios de la grasa y en cambio los inflamatorios se aumentan. Este desbalance puede verse reflejado en el metabolismo, en la inflamación, en la inmunidad y por eso sus efectos a largo plazo pueden ser variados.

4. MÁS GRASA VISCERAL: Recuerden que si hay una GRASA que se puede considerar PERVERSA es precisamente la GRASA VISCERAL, la cual está asociada a CÁNCER, ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR y DIABETES. Después de una LIPOESCULTURA, si no se cambian los hábitos de vida, la grasa visceral aumenta a un ritmo mayor.

Así que si te vas a hacer una «lipo» ya sabes que TIENES que COMER BIEN y HACER EJERCICIO para toda la vida!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En esta web usamos cookies para mejorar tu experiencia de busqueda.